Peter

Quiero imaginar que cuando nació sus padres, aún con limitaciones económicas, soñaron con un futuro diferente al que tuvo.

Me imagino que de niño y adolescente fue a la escuela y aprendió, como la mayoría, a leer y a escribir, a sumar y restar, donde queda el sol, la luna y las estrellas,  que somos polvo de estrellas o tal vez que que somos energía, sus padres lo llevaron a la iglesia… no sé, a lo mejor solo estaba en su décima segunda vida, pagando un karma, o era un alma vieja que ya quería volver de una vez por todas al origen.

Supongo que al llegar a sus veintes empezó a juntarse con “malas compañías” o tal vez se enamoró y se desilusionó tanto que su corazón se rompió en mil pedazos y su mente ya no pudo controlar el dolor y la depresión, que junto a los vicios lo orillaron a convertirse en él, en Peter, una mente perturbada, que nunca nadie supo su verdadero nombre.

Nadie sabía de donde venía, menos a dónde iba, un hombre que siempre uso el mismo vestuario, que con el tiempo se habían convertido en harapos, esa figura color café, el rostro desfigurado por las drogas, un cuerpo encorvado por la pena, que recorría diariamente las calles de aquel sector de la ciudad, tal vez allí estaba su familia, o al menos en su imaginación allí estaba, alguien comentó que varias veces lo vio en un sitio baldío, era una esquina, allí se le miraba que recorría el sitio como quien recorre su casa, incluso hacía ademanes como quien lavaba trastos en la cocina.

El pegamento, los cigarrillos y el licor que alguien le regalaba para mitigar las voces en su cabeza, el dolor del abandono, de la soledad, la incertidumbre de vivir un día más.  Y así eran sus días, iguales todos, generaciones lo vieron recorriendo una y otra vez las mismas calles, cruzándose con las mismas personas, viviendo el mismo día todos los días.

Un día, ya no recorrió las calles, ya no se cruzó con nadie, ya su día siguiente realmente sería diferente… solamente se cruzó con un conductor que no era del sector, por lo tanto Peter era invisible para él, así terminó una vida, que por muy pequeña para la vista de los hombres, para Dios es valiosísima.

Así se desvaneció la vida de un personaje que intimidó a muchos niños, fue el “coco” hecho realidad al que todos temían, decían las mamás:  “Va, portate bien o te va a llevar Peter”, también ofendió a mucha de la “gente bien”, cuando al no tener conciencia de sus actos, hacía sus necesidades en la calle, pero toco también muchos corazones que le alimentaron o le dieron un abrigo, un par de zapatos o una cobija, o que lo dejaban dormir en su portal.

Hay tantos Peters en el mundo, mentes abrumadas por tantas situaciones  diferentes… personajes pintorescos y a la vez invisibles, me gusta pensar que dentro de sus pensamientos son felices y todo es perfecto… honrando a los Peters del mundo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: