Contigo aprendí

image

Si, contigo aprendí en dos meses y medio la paciencia que no aprendí en cuarenta y pico de años, a veces necesitamos hacer un alto en el camino, si no lo hacemos conscientemente el universo nos frena de “romplón”, y me doy cuenta que no necesito tanto.
Aprendí que para sobrevivir necesito comida, tres veces, lo justo ni mucho ni poco, a veces es bueno tener un poco de hambre para empatizar con quienes no tienen nada.
Que necesito vestido, de hecho no importa si es o no de marca o a la moda, siempre que este limpio, pulcro y talle, perfecto. Todavía no se me da el nudismo.
Que necesito libros, los servicios básicos no requiere mucho dinero, agua y energía eléctrica, ni siquiera Internet se volvió básico en estos tres meses, aunque estoy consciente que para muchos es básico, seguramente llegaré a ese punto en algún momento.
Que no necesito tantas personas que dicen ser “amigos” los verdaderos están siempre allí.
Como mujer he aprendido que soy independiente, que la enfermedad, los accidentes, los obstáculos solo me hace más fuerte.
Aprendí a amar cada parte de mi cuerpo, cada una de ellas es indispensable y a la vez reemplazable, si una falla otra parte se esfuerza más para suplir su función.
Aprendí a darle descanso al cuerpo, él lo pide y si no lo escuchamos y le damos lo que pide, toma decisiones que conscientemente no lo hacemos.
Aprendí a soltar, sí, a soltar prejuicios; también terminé de entender que poner límites es cuestión de coherencia y hay que olvidar el corazón para mantenrlos.

Gracias pie roto, porque al repararte tu me has reparado, me enseñaste que sanar un hueso y rehabilitarlo para que vuelva a ser funcional, es como reparar un corazón roto duele al inicio, hay enojo por creer que uno no puede seguir solo, hay resignación, se aprende a querer la soledad y a pedir ayuda, que para volver a funcionar hay que arriesgarse porque solamente el 10% de lo que se requiere es dolor y el 90% restante es miedo, un miedo que hay que vencer si queremos avanzar…y lo vencí!
¡Pero sobre todo aprendí que lo que no puede faltar es una buena actitud!

Lorelaritos. Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: