Me alegra tu dolencia…

Me alegra que tu dolencia no sea causada por mí.
La mía no es causa tuya. Me alegra saber que la pesada tierra jamás se moverá de nosotros bajo nuestros pies, así que podemos relajarnos “juntos”, y no cuidar lo que decimos.
Cuando nuestras mangas se rocen,
no nos ahogaremos en las olas del rubor naciente.

Me alegra verte ahora abrazar serenamente a otra mujer enfrente mío, sin ningún deseo de causarme dolor, como tú no ardes si beso a otro.
Sé que nunca usas mi amoroso nombre o mi espiritu amoroso, ni de noche ni de día. Y nadie en el silencio de una iglesia cantará Aleluyas por nosotros.

Gracias por amarme así, porque sientes amor, aunque no lo sepas.
Gracias por las noches que he pasado vacías.
Gracias por las caminatas bajo la luna
que me has ahorrado, y los atardeceres que no compartimos.

Te doy las gracias. El sol jamás bendecirá nuestras cabezas.
Recibe mi triste agradecimiento por esto: tú no causas mi dolencia. Yo no causo la tuya.

Me alegra que tu dolencia –
Marina Tsvetáyeva

Lorelaritos. Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

Un pensamiento en “Me alegra tu dolencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: