No por gusto,…

Apareciste en una noche en que el invierno empezaba, entraste sin hacer ruido, dando pisadas suaves, ágiles, seguras de dónde posicionarse.

No por gusto, era tu apodo…

Te acercaste a varios, solamente para ver quien te contemplaba, quien te alababa, quien te acariciaba, quien se enamoraba de ti, contoneándote casi sensualmente, tratando de enamorar a quien te cobijara esa noche.

No por gusto, así te llamaban…

Mirando, investigando, midiendo cada rincón, analizando a cada persona en la habitación, ¿Quién podrá ser más interesante?; ¿Quién podrá ser más inteligente?; ¿Quién podría darme más?…

No por gusto, tus ojos grandes, curiosos…

Cuando tu mirada captó mi atención, como un imán me atrajo hasta tu lado, cuando sonreíste, fueron como fuegos artificiales que explotaron a mi alrededor y no había nadie más que tu y yo, me hechizaste.

No por gusto, apareciste en noche de brujas…

Pasaron las horas  y me hipnotizaste con tu ronroneo, me abrigaste, me enamoraste… hasta que tu instinto felino impaciente y desesperado te hizo desaparecer,  tal y como llegaste, casi sin hacer ruido, con una sonrisa, con un contoneo…

No por gusto, así te nombré…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: