La tiendita de la esquina…

Recuerdo que en mi infancia decíamos “voy a la tienda” y por lo general era en la casa de una vecina, por mi casa habían varias, recuerdo la tienda de “doña Lota”, quedaba doblando la esquina, de hecho se podía ver desde la puerta de la casa, o la tienda de “la Carmencita” solo tenía que ver bien que no viniera carro porque tenía que atravesarme la calle, o la aventura… ir a la tienda de “doña Blanquita” tenía que caminar 1 cuadra y media… era de verdad una excursión…en esos tiempos las tiendas abrían alas 6:30 am, porque a esa hora llegaba el pan y cerraban a las 6pm, si en ese horario no adquiríamos lo que necesitábamos, pero ni aunque quisiéramos derribar la puerta nos abría ni para comprar papel de baño (me acuerdo del famoso “papagayo” de colores parecía papel periódico áspero y nada pero nada agradable para limpiarse las… narices)

Hoy en día la globalización, la modernización todo alcanzó hasta nuestras tiendas de barrio, se han extendido hasta las zonas comerciales y de oficinas, podemos ver en zona 9, 10, en todos lados que locales que anteriormente eran almacenes u oficinas pequeñas ahora son abarroterías o mejor dicho “minimercados”, todos por lo general con nombres como “Agua Viva”, “Manantial”, “eben ezar”, “jireh” u otro que recuerda la cristiandad… y las nuevas abarroterías de barrio unos con nombres similares otras anónimas pero la mayoría (ojo digo la mayoría para no generalizar ni incluir las pocas que quedan de propietarias amas de casa que ven en esta venta al menudeo un ingreso que ajusta el gasto)  bien surtidas y dejando a un encargado prácticamente encerrado tras rejas y candados, sólo con su soledad durante uno o dos meses, sin días libres, con horarios que oscilan entre las 530 am hasta las 11pm (aunque esto bien puede catalogarse como esclavitud verdad?),  sin salir de esa rutina y si no tiene la suerte de estar casado…ni visita conyugal, es decir está peor que los presos, pues no sólo está privado de la libertad de por lo menos salir los domingos al parque o de disfrutar las fiestas de fin de año (o cualquier otra) con su familia, sino que debe entregar cuentas cabales a los dueños, a que por  lo general son empleados que emigran del interior de la república en busca de oportunidades, sin saber que a lo mejor su mejor oportunidad es labrar la tierra y respirar aire puro, recibir sol, caminar, enamorarse, tener amigos, familia o poder ponerse una borrachera si le da la gana.
En fin quien soy yo para juzgar, para decidir como cada uno se gana la vida, solo me queda brindarle un saludo al tendero de turno, ofrecerle un plato caliente de comida casera, unos minutos de plática sincera… y agradecer que todavía vivo en una zona donde puedo olvidar traer algo del super y comprarlo (a precio mayor por supuesto) en la tiendita de la esquina y no en un condominio donde las reglas no permiten que se vendan tiendas de productos básicos, todo hay que llevarlo del super…si olvidas algo…pues a buscar con qué limpiarse las ..na …rices!

!Ya se me antojó un mi Tortrix!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: