De la infancia a … HOY

El tiempo pasa, casi sin darnos cuenta pasan diez, quince, veinte…treinta años… sí ¡30!

Nos reencontramos con personas que en la infancia fueron compañeros  de juegos, de estudios, con quienes compartimos nuestros primeros “tanes” aprendiendo a ser líderes o seguidores y también en el amor.

Niños ahora adultos, con historias encantadoras, dolorosas a veces, unos se han ido físicamente, otros solo deciden borrar la niñez de su vida y todo lo que ella incluye.

De uno en uno van reapareciendo en nuestra vida, con asombro vemos que aquel muchachito que te encantaba ahora es un adulto, al igual que tu, lleno de ilusiones (la mayoría rotas),  de complicaciones de vida, y con un niño asustado en la mochila regocijándose por salir un poco a respirar nuevamente con aquellos otros niños a los que les permitimos salir por breves momentos y nos recuerdan lo feliz que en algún momento fuimos y quisiéramos ser.

Todo esto me hace pensar ¿cuántos planes he realizado?, ¿cuántos sueños se han hecho realidad?, pero sobre todo… ¿he sido feliz?.  Supongo que todos se hacen las mismas preguntas, y más…¿estoy con la persona adecuada?, ¿he hecho un buen papel como padre/madre?

Nos transformamos en lo que queremos ser en realidad, en exitosos o no, felices o amargados, amados o no “tan” amados, buenos o malos.  Y todo ha sido consecuencia de nuestras decisiones a lo largo de la vida, que van desde estudiar para el examen final hasta elegir con quien compartimos nuestra vida, temporal o para siempre.  Muchos culpan a sus padres, o al destino, o… a quien sea, menos ver que los resultados son propios, pero ya no hay vuelta hacia atrás hay situaciones que ya no nos corresponden, que nunca nos pertenecieron, que nunca quisimos pero que nuestra decisión fue la que nos llevó a donde estamos.

Mi reflexión final, aunque parezca trillado, es que a la mitad de la vida me siento más viva que nunca, con tantas ganas de empezar cosas nuevas, de probar todo por primera vez,  de recordar, se soñar, de bailar, de VIVIR!

Vivamos con la calidez de la niñez y con la madurez que nos ha dado la experiencia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: